Niña de 13 años, emprendedora y con proyecto propio

Iara León Campos tiene 13 años y según nos cuenta su mamá, un CI de 141. Es mallorquina nativa y argentina por opción.

 A los 4 años, comenzó a interesarse por la química y el estudio de la tabla periódica de elementos. Meses más tarde, a través de un juego cognitivo y de observar las combinaciones de las nomenclaturas de los elementos, tuvo la iniciativa de utilizar las letras BN para denominar al término Bornio, un nombre que resonaba en su mente. 


Con la ayuda de su madre, se inició en la investigación de desarrollar un método que le llevara a descubrir qué podía ser el Bornio, para qué podía utilizarse, qué composición tendría, qué problema solucionaría y si podía comercializarlo. Con ello aprendió las etapas del método científico.

Ya con 10 años, residiendo en la ciudad de Mar del Plata, retomó su inquietud y pidió conocer cómo era el corazón de una empresa química real. Allí fue, profundizó y después de analizar y descartar varios usos y materiales, comenzó un proceso creativo, mental y de reflexión, hasta que por esas vueltas de la vida, Iara aprendió a hacer compost, su resultante fue denominado felizmente: Bornio. 


Su incansable objetivo por descubrir esa revelación a temprana edad, hace que hoy Iara tenga su primer emprendimiento, que sea apoyada por algunas empresas locales para afianzar conocimientos y difusión del mismo. 

Trabajan junto a ella para definir su marca, comercialización y la campaña de crowdfounding, sus estrategias de estudio científico y para la puesta en valor de un proyecto que alguna vez fue una idea: lograr comercializar bolsas de biofertilizante orgánico, el cual renueva en 6 meses un espacio de 3m2 apto para la nutrición orgánica de plantas, huertos caseros y césped. 

Feliz por dejar de sacar casi el total de la basura generada por sus hábitos de consumo y el de su familia, por lograr concienciar e impactar sobre la sociedad al tener este criterio al ser tan joven, por dejar un mundo mejor.

En tiempos de pandemia, Iara representa un ejemplo de convicción, perseverancia y superación de innumerables obstáculos, tanto en España como en Argentina. Una corta pero intensa vida; varios reconocimientos recibidos en distintas disciplinas, golf, escritura, cálculo mental, méritos escolares y ahora, un proyecto que busca expandir para estudiar Química.


Te puede interesar

Deja un comentario